La Casa Mágica. Adiós a mis pesadillas

Book Cover: La Casa Mágica. Adiós a mis pesadillas

Esta es una historia sobre el acoso escolar, tratado desde el punto de vista del género fantástico, logrando así una lectura muy entretenida. En ella se trata de hacer ver a las personas que sufren Bullying, que es en su propio interior donde encontrarán la fuerza que necesitan para enfrentarse a sus problemas. En esta historia, su interior está materializado en una Casa Mágica, y, dentro de ella, nuestro protagonista comprenderá la importancia de contar con la ayuda de los amigos y, en especial de la familia; así como que el hecho de que “comentar lo que les ocurre no es chivarse” y, mucho más importante, reconocer que la persona acosada no tiene la culpa de lo que le está pasando.

“La casa mágica. Adiós a mis pesadillas” nace dentro de un proyecto de prevención del Bullying y nos cuenta la historia de Javier, un niño de 10 años, alumno de 5º de Primaria, que nos cuenta, en primera persona, algo increíble que le ha sucedido. Nos dice que, en el colegio, un alumno de un curso superior a él, Luis, le insulta, le quita el bocadillo… Ante esto, a él solamente se le ocurre una solución: irse corriendo cuando terminan las clases y marcharse antes de que lo sigan. 

Una tarde, al salir del colegio, toma un camino diferente y, de pronto, ve una cancela antigua abierta; entra por ella para esconderse. Allí se encuentra con una extraña anciana que le explica que tiene una casa mágica, que dicha casa le ha dejado entrar y eso quiere decir que tiene algún problema. Javier sabe perfectamente cuál es su problema, el acoso que sufre por parte de Luis durante el día y las pesadillas que eso le genera por las noches.

Amama, que así se llama la anciana, lo convence para que entre en la casa y esta le ayude a superarlo. Le explica que debe pasar por las tres plantas de la casa y, en cada una de ellas pasará una serie de pruebas que le harán ir avanzando en la resolución de sus problemas. 

Dentro de la casa, Javier se encuentra con Ana, una compañera que también sufre Bullying por parte de Luis, y tiene pesadillas en las que él aparece como un horrendo monstruo (lo mismo que en las de Javier). 

Al llegar a la última planta de la casa mágica, Ana y Javier, comprenden que Luis es un chico con problemas y que eso le hace derivar su ira hacia los demás.

Los dos niños, Ana y Javier, se hacen buenos amigos y su amistad les da las fuerzas suficientes para hablar de lo que les ocurre. El sentirse unidos y apoyados por sus padres, también les da fuerza para enfrentarse a su acosador.