Andrea Abáigar

Andrea Abáigar. septiembre 1985

Con trece años se enamoró de Robert Mapplethorpe, de la imagen, de la historia y de lo prohibido. A partir de entonces, algo dentro de ella, cambió. Cogió la cámara de fotos y comenzó a retratar lo “moralmente inmoral” y a contar historias a través del objetivo, realizando sesiones fotográficas y exposiciones por el País Vasco.

Hasta hace un año, porque…

Hace un año todo cambió. Aquella persona a la que ella conocía a la perfección y que era su mejor amiga, se iba alejando con la cámara en mano mientras “su otra yo” aparecía en su vida con horarios de tomas, biberones y pañales; y no le estaba cayendo nada bien. Entró en depresión post parto y la pasó ella sola como buenamente pudo. Hasta que decidió volver a expresarse, pero esta vez a través de la palabra. Entre tomas nocturnas, cansancio y lágrimas fue dando forma al huracán interior que tenía.

Graduada en «Proyectos y dirección de obras», diplomada en «Diseño de interiores» y licenciada en Bellas Artes con especialidad en «Diseño gráfico», se ha decantado por la fotografía, que nunca estudió, y la literatura, a pesar de su tartamudeo esporádico y su “amada” dislexia.

«Tonteando con la maternidad y sin drogas» es la última obra realizada y su primera vez en este campo.

Atrás dejó sesiones con gran relevancia como «Invisibilidad revelada» expuesta en el C.C. Montehermoso de Vitoria-Gasteiz y «Destruyendo al Fénix», que sigue dando que hablar, expuesta en Vitoria-Gasteiz y próximamente en el Museo de Reproducciones de Bilbao.

Ser mujer y madre es complicado. 

Ser mujer, madre y artista, no es imposible. 

El arte no muere, se adapta.

Obras de la autora: